Curso Avanzado de Ski de Montaña

  • 0

Curso Avanzado de Ski de Montaña


Duración: 6 día completos en terreno

Cupos limitados (mínimo 6 alumnos)

Fecha: 2 al 7 de octubre, 2018

Lugar: Cajón del Maipo

Ver descripción completa del curso  e  INSCRIPCIONES aquí


  • 0

Rando Camp

El Rando Camp es un programa completo de ski randonée dirigido a todos los niveles, desde principiantes que realizan su primera salida hasta avanzados que buscan conocer nuevos terrenos.

Fecha: 25 y 26 de agosto, 2018

Lugar: Cajón del Maipo

Ver descripción completa del Rando Camp  e  INSCRIPCIONES aquí


  • 0

Curso Técnicas de Avalancha AST1


Link AST

Duración: 7 horas en sala de clases (sábado) y un día completo en terreno (domingo)

Cupos limitados (máximo 8 alumnos por instructor)

Fecha: 21 y 22 de julio, 2018

Lugar: Santiago y Cajón del Maipo

Ver descripción completa del curso AST1  e  INSCRIPCIONES aquí


  • 0

8 rando-tips para equiparte este invierno

Te dejamos esta serie de tips para que empieces tu temporada de randonée con información y seguridad:

1- Cómo utilizar la correa (leash) de tus fijaciones de randonée

Sabías que las correas o leashes que unen las fijaciones a tus botas pueden ser bastante útiles para que las utilices cuando vayas a esquiar a los centros de ski, ya que al unir la fijación con tus botas, si tus fijaciones se llegaran a liberar (por ejemplo, durante una caída), tus skis no podrían caer ladera abajo y de esta manera evitarías lastimar a otras personas. Eso sí, también ten en cuenta que durante una de esas caídas en velocidad que provocan que te “revuelques” ladera abajo, si estas ocupando las correas, vas a tener un par de skis que, al no alejarse de ti por estar sujetos a tu cuerpo, van a “revolotear” al rededor tuyo y muy probablemente van a golpearte.

Por otro lado, si vas a esquiar en terreno de avalanchas, déjalas en casa; recuerda que durante una avalancha, si llegaras a estar ya atrapado, debes ser capaz de librarte fácilmente de tus skis, puesto que un ski amarrado a tu bota puede actuar como un ancla que te lleva al fondo de la avalancha, limita tu movilidad y consecuentemente disminuye tus posibilidades quedar más cerca de la superficie cuando la masa de nieve se detenga, lo que dificultará mucho un rescate rápido y por consiguiente también tus posibilidades de sobrevivir.
Como puedes ver, el uso de estas correas tiene sus pro y contras y puede llegar a ser muy controversial. Dinos tú qué opinas, nos puedes dejar tu comentario más abajo o en nuestro facebook.

 

2-  Cuidado de pieles

Luego de cada salida de randonée, tus pieles absorberán agua, por lo que deberás preocuparte de secarlas bien, así el pegamento se volverá a activar y pegar sobre la base de tus skis para la próxima salida. La mejor manera para secarlas es colgarlas en lugares temperados, lejos de una fuente directa de calor para evitar que el pegamento comience a aglutinarse, tampoco las dejes directamente al sol por el lado del pegamento por la misma razón anterior. Finalmente, una vez secas, pégalas en la lámina de plástico o malla cuadriculada que viene con las pieles y guardarlas para tu próxima aventura.

Infórmate sobre cómo elegir tus pieles en nuestro artículo dedicado a este tema.

 

3-  Las correas de los bastones

Las correas de los bastones son muy recomendadas para cuando esquiemos en los centros de ski, ya que si te caes, no quedarán atrás y no tendrás que subir a buscarlos o pedirle a alguien más que vaya por ellos, por el contrario quedaran contigo en tus muñecas. Sin embargo, para el ski randonée, que generalmente se practica en terreno de avalanchas, no deberías usar estas correas por tu propia seguridad. Al igual que las correas (o leash) de las fijaciones, si llegaras a estar ya atrapado en una avalanchas, los bastones sujetos a tus muñecas actuarán como anclas llevándote al fondo de la avalancha; además de dificultar tus movimientos de “nado” o la activación de tu mochila airbag, impidiendo mantenerte en la superficie, lo que disminuye tus probabilidades de sobrevivir.

Te invitamos a ver este video sobre un caso real que expone por qué no deben usarse las correas de los bastones en terreno de avalanchas (especialmente a partir de 0:57):

 

4-  cuidado de los liners de las botas de ski

Después de cada salida de ski, nuestros liners o botines internos siempre sufren las consecuencias, sobre todo cuando vamos a caminar a la montaña, inevitablemente terminan completamente mojados. Luego de cada salida preocúpate de sacar los liners de tus botas y sacarle las plantillas si es que las utilizas, para dejar secándolo en un lugar temperado, ojala, lejos de una fuente directa de calor. Una vez secos puedes colocar las plantillas secas y ponerlos dentro de la carcasa o Shell de la bota listos para la próxima salida.

 

5- Cómo elegir tu arva

Si vas a randonear esta temporada y no sabes qué arva comprar, te aconsejamos que siempre elijas una de tres antenas con un alcance mayor a 45 metros, que sea fácil de usar, con función de marca, y mejor aún, con sistema para marcar víctimas múltiples. No es recomendado comprar arvas usadas, porque pueden haber sido golpeadas y  tener alguna antena dañada (algo imperceptible a simple vista), como tampoco se recomienda el uso de arvas análogas ya que están OBSOLETAS hace muchos años.

Puedes informarte más acerca de este tema en nuestros otros artículos sobre arvas. Y más recomendaciones aquí.

 

6- En qué fijarte al comprar una sonda para la nieve

La característica más importante es su altura, para nuestra zona central y gran parte de Chile recomendamos sondas de mínimo 2,4 metros. Otro elemento importante a tener en cuenta es que el cable interior de la sonda, el cual  se debe tirar para armarla, debe ser de acero y ojalá recubierto en plástico, así te aseguras de que no se va a cortar al armarla, las sondas de cordín pueden cortarse fácilmente por el uso. También es muy bueno que la altura de la sonda esté grabada, así podrás saber la profundidad de tu víctima, altura del manto y podrás identificar la profundidad de algunas capas del manto. Por último, si la punta es de acero aún mejor, así será más duradera y también permitirá penetrar capas más duras con mayor facilidad.

 

7- Qué debo saber antes de comprarme una pala de nieve

Puede parecer que la pala es un elemento de rescate muy simple, pero hay ciertas cosas que debemos saber antes de comprar una, como por ejemplo, que es ideal que su “brazo” sea de dos segmentos de largo, permitiendo trabajar desde mayor altura y poder generar más palanca en cada paleo; por el contrario, las palas cortas de un segmento te obligan a estar muy agachado y complican mucho el paleo a mayor profundidad. El volumen y material de la hoja también es relevante, mientras más grande sea, más nieve podrás remover en cada paleo. En cuanto a su material, la hoja debe ser metálica; evita las plásticas que se rompen muy fácilmente. Otra característica es la forma del mango: existen en forma de T, L o D, entre otras. La forma en T y especialmente en D son las más recomendadas y ergonométricas para palear. Por último, y no menos importante, si tienes una mochila de ski con un bolsillo exterior para llevar el equipo de rescate, asegúrate de que tu pala quepa adecuadamente.

 

8- Correa o strap de ski

Seguramente has visto a alguien usando estas correas elásticas naranjas, aquí te explicamos por qué son tan útiles a la hora de randonear. La correa de ski o strap es un elemento muy práctico que ayuda a mantener ambos skis juntos y además permite poner tus bastones entre medio para que de esta manera puedas cargar todo tu equipo de una forma sencilla, rápida y cómoda; ya sea en brazos o en tu mochila, bajo cualquier circunstancia. Y no sólo eso, también es muy útil para sujetar, amarrar, hacer una reparación provisoria y hasta como elemento de primeros auxilios en caso de emergencias.

 

Déjanos tus comentarios!


  • 0

Las Condiciones de Principio de Temporada

Si hay suficiente nieve para esquiar, hay suficiente nieve para avalanchas.

La nieve cae primero en el terreno a más altitud, donde incluso pueden persistir parches de nieve antigua o glaciares que suavizan el terreno, es justo ahí donde las condiciones para esquiar son mejores y donde se forman las primeras cascadas de hielo o rutas de escalada mixta; y es por esta razón que las personas tienden a subir a lugares más altos al principio de la temporada. Estos son también los primeros lugares donde se forma el peligro de avalanchas.

Las placas de viento y placas de tormenta típicas del invierno se forman fácilmente en canaletas, bowls  y alrededor de los filos. Estas placas a menudo están débilmente cohesionadas a las capas inferiores, especialmente durante e inmediatamente después de una tormenta. Es importante recordar que en terrenos lisos (como los glaciares, la nieve del verano, la hierba o pasto, las laderas de roca o slab de roca) bastan 30 cm de nieve para crear avalanchas. Además, las uniones débiles tienden a ser más pronunciadas y durar más tiempo en estas áreas.

Las temperaturas cálidas y la lluvia también pueden ocurrir antes de que llegue el frío más profundo del invierno. El calentamiento o la lluvia son desencadenantes comunes de avalanchas cuando afectan nieve más fría y seca. Estas condiciones también pueden crear costras cerca del suelo que pueden persistir durante períodos prolongados, actuando como superficies de deslizamiento para futuras nevadas.

Antes de salir a esquiar fuera de pista, reúne toda la información posible sobre las condiciones locales antes de viajar. Especialmente si además no existe un servicio de boletines de avalancha (cómo es el caso de nuestro país):

– Habla con personas que hayan estado esquiando fuera recientemente. De preferencia habla con esquiadores locales experimentados que hayan estado hace menos de tres días cerca o en el mismo lugar donde vas a ir:

¿Vieron alguna actividad de avalancha?

¿La superficie de la nieve se sentía densa?

¿Se propagaron grietas rápidamente desde sus skis?

¿Había alguna capa suelta y débil cerca del suelo?

– Mantén un seguimiento constante de las condiciones meteorológicas. El peligro suele ser mayor durante e inmediatamente después de una tormenta. Dale uno o dos días al manto nivoso para asentarse y mantente en terreno de hasta 20 grados si es que el clima ha sido tormentoso recientemente.
– Averigua qué hay debajo de la nieve por la que te estás moviendo. Si esquías o escalas en terreno inclinado donde una placa formada recientemente yace sobre nieve antigua o un glaciar, estás incrementando aún más tu exposición al peligro.
– Los escaladores de hielo están tradicionalmente en mayor riesgo a principios de temporada, debido a que muchas rutas de escalada en hielo se forman debajo de zonas de inicio de avalanchas a gran altura, que no son visibles cuando estás en la escalada. Debes conocer el terreno que está encima de tu ruta y evaluar las condiciones de la nieve. Investiga y pide consejos si no estás familiarizado con una ruta de escalada y no puedes ver lo que está arriba. Ten cuidado durante la aproximación, así como también en tu escalada. Elije puntos de anclaje seguros y lleva tu arva, sonda y pala.

Las avalanchas de inicio de temporada a cualquier altitud tienen el potencial de ser especialmente desagradables, ya que las rocas, los barrancos, los tocones, etc. están expuestos o justo debajo de la superficie de la nieve. Incluso una pequeña avalancha que te empuje hacia y/o te arrastre a través de una zona de obstáculos o hacia una trampa de terreno puede ser mortalmente grave.

Desde lejos, las montañas con frecuencia se ven bien a principio de temporada, pero con la misma frecuencia están lejos de estar bien. Este es el momento preciso para chequear y hacer una mantención a tu equipo de seguridad: pon pilas nuevas en tu arva y linterna, repara o reemplaza palas y sondas dañadas, prueba tu mochila airbag. Luego, retoma tus técnicas de rescate con algunas prácticas anticipadas a la temporada en algún terreno sin avalanchas. Asegúrate de que todos en tu grupo sepan cómo usar su equipo de seguridad y consideren tomar un curso para aprender o actualizar sus técnicas de rescate y de avalanchas en general. Recuerda que el conocimiento salva vidas.